personas_con_inteligencia_emocional

Una vez leí una metáfora bastante particular, en la que te pedían que te imaginaras ser el conductor de un bus en el que sus pasajeros, durante todo el trayecto molestaban de manera incómoda.

Para resumir un poco la historia, la idea era asumir que esos viajeros eran nuestras emociones y pensamientos, y que si bien podían resultar bastante molestos en ciertos aspectos, los únicos que podían darles importancia éramos nosotros mismos en función de cómo los quisiéramos escuchar.

 

Como bien relataba el cuento, no podemos evitar que los pensamientos negativos se monten en muchas ocasiones en nuestro bus mental, pero sí tenemos el poder suficiente como para modificar la forma de sentirlo en función de cómo lo vivamos.

Una persona con un alto nivel de inteligencia emocional no deja que sus pasajeros indeseados tomen el control de su vida.

Por ello ¿te gustaría ser el chófer de ese bus manejando a los pasajeros?

Pon en práctica las siguientes características, para que tú también seas una persona con alta inteligencia emocional::

Saben reafirmar su valor

Una persona que tiene una alta inteligencia emocional, tiene también una elevada autoestima de sí.

Esto a su vez reduce considerablemente sus niveles de ansiedad y depresión, ya que ambos conceptos son factores protectores de la salud mental.

En momentos específicos de sus vidas en las que se pase por períodos difíciles encuentran las herramientas para sobreponerse porque “tienen conciencia de su valor” y son personas con grandes virtudes.

Cada vez que la negatividad les toca la puerta, hacen el ejercicio mental casi inconsciente y mecanizado de recordar todas las cosas maravillosas que han logrado hasta ese momento, y de las que has sentido un profundo orgullo por ellos.

Entienden que lo que les esté abrumando ahora y que es una pequeñez delante de todas tus victorias personales.

Ponen límites por su bienestar

poner_límites_ieieSaber decir que “SI” a lo que quieres, es una manera de dejar el no, a lo que no quieres y dejar de sentirte mal por ello. En ese sentido, saben dejar que su ego sabiamente les defienda del abuso y las extralimitaciones de confianzas que algunas personas pueden estar cometiendo con ellas de forma consciente o no.

No es que tengan mejor suerte que los demás encontrándose con menos tiranos que otras personas, es que simplemente nadie puede aprovecharse de ellos, porque no desarrollan una personalidad complaciente de las que personas inescrupulosas puedan aprovecharse.

No viven preocupados del qué dirán y cuidan expresar sus sentimientos e inquietudes sin lastimar al otro.

Se cuidan físicamente

Hay un viejo dicho que reza: “Mens sana in corpore sano”.

Se sabe que la actividad física ayuda a las personas a mantenerse en buena condición física, pero también les ayuda a resguardar su estabilidad emocional. Las emociones producen endorfinas que son responsables de reducir los niveles de cortisol en la sangre y a la vez nos protege de enfermedades.

De hecho, hay estudios que hablan de la correlación entre la duración del ejercicio físico y la sensación de bienestar en general.

Te recomendamos: ¿Tienes síntomas de estrés?

Se expresan con asertividad

asertividad_emocional_ieie

Las personas con un buen manejo de sus emociones entienden que aunque no puede controlarlas, sí puede actuar al respecto sobre sus sentimientos y los pensamientos que los generan.

Cuando expresan lo que sienten, saben identificar sus emociones y no tienen pudor en reconocer en palabras sus emociones tal y como son: “estoy enojada”, “me entristece”, “me siento feliz”.

Guardarse lo que se siente solo nos convierte en una bomba de tiempo a punto de estallar y al hacerlos nos hará personas insoportable  e inadaptadas.

Te recomendamos: Fobia social: qué es, causas y síntomas

Voy a compartirles un ejemplo de cómo una persona con un buen manejo emocional respondería asertivamente en un momento de emergencia:

Supongamos que esa persona está recibiendo una crítica directa muy dura por algo mal hecho y cuya responsabilidad es propia. Sé que es difícil y la gran mayoría respondería dejándose llevar por la ira.

La persona con un manejo asertivo de sus emociones le respondería al otro sin ataques, algo parecido a esto: “Estoy disgustada por no cumplir con mis obligaciones y me siento realmente mal, le agradezco su sugerencia y lo tomaré en cuenta para tratar de mejorar”.

Tienen un buen manejo del tiempo

Alguien emocionalmente inteligente sabe organizar su tiempo, de tal manera que puede cumplir eficazmente con su agenda de trabajo, sin descuidar su vida afectiva y social.

Es decir, saben invertir su tiempo en tareas y objetivos esenciales, pero también en el disfrute, en aquellas actividades que les relajan y les regalan salud.

Las emociones son nuestras grandes compañeras de vida. Saber manejarlas es necesario para no convertirnos en sus víctimas.

Ten en cuenta que no debes luchar contra ellas, sino aprender a reconocerlas para cambiar tu sentimiento y a su vez, el pensamiento que tienes sobre esa emoción para que se convierta en tu aliada.

 

salud gestión personal inteligencia emocional

Suscríbete a nuestro Blog