Dicen que en los negocios no hay amigos. Yo particularmente no lo recomiendo, porque puede tender a confundirse una relación con la otra, producto de no saber poner límites y de hablar de forma clara en un principio. Sin embargo, esto no siempre tiene que ser así.

5 consejos para hacer negocios con amigos o familiares

consejos_negocios_amigos_familiares

Existen diferentes motivos personales por los cuales las personas confían en crear compañías familiares o amigos. De hecho, las empresas familiares constituyen entre el 80% y 90% de las empresas en todo el mundo.

 


Artículos relacionados:


 

Dudas al emprender con amigos o familiares

Las empresas familiares son un tanto difíciles de llevar, porque a menos que ambas partes tengan muy en claro su rol y acuerden no mezclar amor y negocios, por lo general no solamente se terminan perdiendo los acuerdos, sino que se destruyen las relaciones personales, por no saber dejar las cosas en claro desde un principio.

Sin embargo, las familias o amistades que sí saben dejar todo en claro desde un inicio pueden ser un gran ejemplo para el mundo empresarial. Según las estadísticas, las empresas familiares suponen entre el 70% y el 90% del PIB mundial, y pueden llegar a ser hasta un 10% mejor valoradas en bolsa.

Así que si estás pensando emprender un negocio familiar, presta atención a las siguientes recomendaciones, para que tu empresa sea un verdadero caso de éxito.

 


Aprende a desarrollar las habilidades emocionales que todo líder necesita con nuestro ebook en PDF sobre inteligencia emocional

Ebook PDF sobre Inteligencia Emocional


 

Hacer las cosas de forma legal

Hay una canción que dice que “las palabras son de aire, y van al aire”, pues bien, en los negocios pasa algo similar. Todo acuerdo debe ir siempre por escrito, por mucho que confiemos en nuestros socios. Una empresa no es un noviazgo, en el que en cualquier momento cortan y cada quien con su cada cual.

Por el contrario, deben ser manejadas desde la más absoluta seriedad y transparencia, sean contratos públicos o privados, en donde todo esté firmado y sellado desde un principio, ya que la legalidad es la única manera de que todo corra en orden y se puedan defender los derechos de todas las partes con equidad.

 negocios_amigos_familiares_ieie

Cuentas claras conservan amistades

Otro de los temas que hay que aclarar desde un inicio es quién tendrá la última palabra en caso de que existan desacuerdos ya que a la hora de los retos no pueden haber privilegios por amistades o lazos de sangre. Los miembros deben aprender a tomar sus responsabilidades desde un inicio, y deben aclararse a través de contratos y reglamentos de la empresa.

A medida que nuevos escenarios vayan surgiendo, se irán haciendo las modificaciones respectivas a los acuerdos y estatutos.

 

Aceptar las discrepancias entre las visiones

No es igual compartir una fiesta, un almuerzo con nuestros amigos que tener que convivir con ellos bajo situaciones de estrés. El debate en las empresas es necesario para el sano desarrollo de los proyectos, no obstante; es muy probable que ante un conflicto laboral tus socios (que también son tus familiares o amigos) no respondan felizmente.

Siempre hay que esforzarse en dejar a un lado el orgullo y apostar por encontrar una solución ante los retos. Es por ello que se recomienda que desarrollen sus habilidades blandas para que puedan valerse de ellas, y no dañar las relaciones.

 

Separar lo personal de lo laboral

Una amistad no prima por encima de los negocios, y los negocios no están por encima de una amistad. Son dos ámbitos diferentes. Por esa razón muchas empresas familiares o entre amigos fracasan. Por supuesto, las grandes amistades deben apoyarse mutuamente cuando trabajan juntas, ya que de hecho; pueden ser un aporte valioso para alcanzar objetivos, mas no deben permitirse que los problemas laborales se inmiscuyan en sus relaciones personales, y viceversa.

 


Artículos relacionados:


 

Cuidar las relaciones personales

Es normal que después de tantas horas trabajando juntos, diariamente, a veces se nos olvide que nuestro socio es también parte de nuestros seres queridos. Sin embargo, esa no es excusa para abandonar la amistad, sino al contrario, se debe seguir compartiendo momentos de ocio y disfrute, en los que se puedan tocar temas muy distintos al ámbito laboral. Después de todo, una amistad se sustenta es de esos momentos de compartir.

Infografia_negocios_amigos_familiares_ieie

 En mis años como empresaria puedo asegurarles que si se respetan estas normas básicas, una empresa familiar no será un problema, sino fuente de orgullo. Los números así lo señalan.

Aprendamos a establecer un balance entre lo personal y lo profesional. Esa es la clave.

familia empresa cooperar negocios

Suscríbete a nuestro Blog