Clima_organizacional_ieie

Usualmente, leemos acerca de las grandes cifras que invierten las organizaciones en pro de su actualización tecnológica, con tal de estar a la vanguardia global, pero por otro lado; es paradójico que a pesar de las fuertes inversiones, esto no siempre corresponde con un aumento en los números positivos, porque están dejando por fuera un elemento clave: el ambiente laboral.

Tomar en cuenta el clima organizacional de una empresa es fundamental, porque la productividad y por ende la rentabilidad del proyecto van a estar sujetos en gran medida al confort que sientan los empleados entre ellos, sus relaciones con sus superiores y la afinidad que sientan con los objetivos de la empresa.

 

Concepto de clima organizacional

Para Alvarado, Fiallo y Soto (2015) este concepto hace alusión al ambiente que los empleados de una empresa experimentan en ella. Dicha percepción está estrechamente vinculada a la motivación de cada individuo, y los estímulos que reciba en la compañía por su desempeño.

Sin lugar a dudas, un buen ambiente laboral depende en un altísimo porcentaje de las actitudes y comportamientos de las personas que laboran en ese lugar. Ante esta etapa empresarial global, en la que conviven personas de distintas generaciones y formas de ver la vida, es necesario que las organizaciones se interesen en crear entornos laborales sanos, que estimulen la buena comunicación entre todos.

Un buen índice de satisfacción laboral (Gómez, 2012, p.94) indica que la organización cumple con las expectativas del trabajador a nivel económico y se preocupa porque este aprenda (y ascienda), lo que consecuentemente le impulsa a ser más productivo, caso contrario; al verse sin alternativas de crecimiento y bajo la misma monotonía, hay una mayor inclinación a bajar el rendimiento y abandonar el cargo.

 

Una organización que se precie de valorar a sus empleados y de inspirarlos en su desarrollo, creará un sano ambiente laboral bajo los siguientes puntos:

1. Metas claras

Las empresas con objetivos claros y con definiciones objetivas de los diferentes puestos de trabajo, tendrán una alta disposición a desarrollar un buen clima laboral, ya que desde un inicio tendrá en mente cómo engrana en el esquema total de la organización y cuál es el rol de la empresa en el mundo corporativo.

 

Veamos el siguiente video productividad y motivación de Pedro Eloy Rodríguez, para entender sobre el proceso de motivación laboral:

2. Independencia individual y colectiva

Una empresa puja por su crecimiento cuando confía en las personas que la constituyen. Dar autonomía en ciertas tareas y que el trabajador se haga responsable de su ejecución, significa que se confía cabalmente en las aptitudes de esa persona para desarrollarlas firmemente, actitud que la gran mayoría de los empleados valora positivamente.

Te recomendamos: Cómo manejar tus emociones bajo presión laboral

3. Agradecer y recompensar logros. Aplaudir los esfuerzos

Atrás quedaron las épocas en las que la comunicación interna de una empresa era solo sinónimo de regaños y correcciones. Las investigaciones en el campo de la psicología laboral apuntan a que las organizaciones que practican la inteligencia emocional, se destacan más por felicitar y alentar a sus empleados, que por señalar errores delante del resto.

Debemos siempre reconocer el papel que juegan las emociones en cada una de nuestras relaciones. Incentivar y cuidar la emocionalidad de los trabajadores en una empresa, hacerles saber en palabras el agradecimiento que sentimos por su desempeño y remunerarlos económicamente por su buen trabajo, los hará sentirse honrados por su esfuerzo.

4. Crear un entorno amigable

Sembrar a través de nuestro liderazgo emocional valores como el entendimiento por las circunstancias individuales, el respeto, la diversidad, la empatía, la ética y la tolerancia; creará entornos laborales más participativos y cordiales para el desarrollo humano.

Te recomendamos: 3 consejos para dejar de padecer trastornos de ansiedad

5. Cuidar de la seguridad laboral

Las buenas organizaciones se preocupan porque el ambiente en donde se desenvuelven sus empleados cumplan no solamente con los estándares de seguridad necesarios, sino que vigilan por su salud gracias a la utilización de mueblería ergonómica, espacios dedicados al descanso y la comida, además de propiciar un clima donde el trabajador pueda crecer sin presiones innecesarias que alteren su salud física y emocional, además de políticas de ascensos, tutorías y afines.

6. Evaluación periódica de resultados

Felicidad_corporativa_ieieFinalmente, no solamente establecen parámetros que se quedan en el papel. Cuando se trata de felicidad corporativa, las empresas permiten que la evaluación periódica de estos estándares a través de diferentes herramientas de medición interna, como por ejemplo las encuestas y entrevistas anónimas, que permitan una crítica saludable de los empleados, con el fin de detectar posibles fallas y corregir a posteriori.

 

Las mejores empresas son aquellas que destacan por crear políticas de bienestar para su cliente interno, pues ellos serán la mejor muestra al cliente externo de la calidad humana que en ella hay.

El manejo de una apropiada gestión de emociones a nivel corporativo es la gran clave existente detrás de la creación, propulsión y mantenimiento de un ambiente laboral saludable y atento con sus empleados.

Las organizaciones deben ser pensadas como entes vivos: cada una es única y responde a condiciones específicas. Su salud y vitalidad dependerá en gran medida del éxito y la prosperidad que internamente sienta cada individuo que en ella habita.

Bibliografía

Alvarado, P., Fiallo, D., Soto, L. (2015): El clima organizacional dentro de un empresa”, Revista Contribuciones a la Economía (septiembre 2015). En línea: http://eumed.net/ce/2015/1/clima-organizacional.html

Gómez, S. M. M. (2012). La efectividad de las compensaciones, la satisfacción del trabajador y las dimensiones del ambiente laboral. Ciencia-Uanl, 15(57), 93-100.

 

liderazgo empresa técnica cooperar cuidar negocios estrategia motivación eficiencia responsabilidad integrar ansiedad

Suscríbete a nuestro Blog