“Yo ya no creo en el amor” o “el amor no fue hecho para mí” son algunas de las frases que más veces les he escuchado decir a quienes han pasado por el doloroso proceso de separación o divorcio.

Es entendible que tras una ruptura, la persona experimente un proceso de duelo, en el que crea que tras un divorcio ya no quedan oportunidades para el amor.

Si estás pasando por una ruptura, te invito a leer mi artículo dedicado al duelo por divorcio o separación.

¿Hay amor después divorcio?

Existe_el_amor_después_del_divorcio

Te pregunto: ¿y por qué no? Para que un matrimonio llegue a un ruptura pueden haber mil razones, y en todas, ambas partes tienen igual de responsabilidad.

El término de una relación no es el final del amor, al contrario; puede significar una nueva oportunidad para vivir y darnos el suficiente amor propio como para saber que, sin esa persona, estaremos bien.

Sin embargo, me gustaría hacer una breve explicación de todas las fases que experimentamos tras un divorcio, de acuerdo con la teoría de la psiquiatra Kübler-Ross sobre el duelo, la cual he adaptado para explicar mejor lo que ocurre a nivel emocional.

 


Visualiza gratis nuestra entrevista sobre inteligencia emocional y aprende a comunicarte efectivamente

Entrevista sobre Inteligencia Emocional


 

Etapas del duelo aplicadas al divorcio 

 

amor_tras_divorcioEs necesario explicar primeramente que no siempre vivimos todas las etapas en pleno, puesto que cada persona tiene su propio proceso interior y algunas etapas las queman mucho más rápido que otras, o simplemente, algunos se quedan estancados en un paso en específico, en el que pueden estar durante muchos años y requerir ayuda profesional.

  1. Negación: Suele ser regularmente, la más corta de todas y sirve como un mecanismo contra el dolor. En ella, el individuo se niega a reconocer que ha ocurrido una pérdida en su vida.

 

  1. Ira: en esta segunda parte, la persona siente mucha rabia por lo que está experimentando y por lo general, explotan contra todo y contra todos.

 


Vea también:

¿Por qué no puedo dormir? Conoce las causas y tipos de insomnio

Cómo manejar nuestras emociones en el mundo digital



 

Si te encuentras en esta situación, lo mejor es que te llames a la autorreflexión, ya que solo nosotros somos los responsables de lo que vivimos. 

 

  1. Negociación: para este momento, la persona comienza a pensar en diversos escenarios, en lo que hubiese podido ocurrir si no se hubiese comportado de tal o cual manera, si no hubiera dicho o hecho tal cosa.

Es una etapa en la que el individuo se recrea toda una historia mental, y comienza a desarrollar culpa, ante la creación de argumentos (muchas veces inverosímiles), que le hubieran llevado a conservar su matrimonio.

 

  1. Depresión: primeramente, hay que aclarar que no necesariamente estaríamos hablando de una depresión clínica. Lo que ocurre es que a diferencia de las etapas anteriores donde el cerebro conectaba con la rabia, que es una emoción muy energética, sino tristeza; no hay motivación de ningún tipo.

Esto puede concatenar a otros problemas psíquicos mucho más profundos si se está en esta fase por mucho tiempo, por lo que la ayuda de un profesional de la salud mental sería esencial para superarla. 

  1. Aceptación y resolución del duelo: en este último paso, la persona afectada entiende que las cosas no van a volver a ser lo que fue, y que por muy duro que sea, la vida debe continuar.

 

Infografia_amor_tras_divorcio

 


Vea también:

¿Por qué reírse es bueno para la salud?

¿Es cierto que las emociones curan?


 

Porque la vida es eso: aprendizaje. Cuando el amor se acaba de verdad, lo mejor es agradecer por los momentos y el tiempo juntos, e intentar recordar lo positivo, sin engancharnos en más.

Si estás pasando por un divorcio, date la posibilidad de sanar por completo al quemar debidamente todas y cada una de las fases del duelo. Con el tiempo y las lecciones, habrá nacido un nuevo tú, si es que en verdad estás en la disposición de cambiar y hacer mejor las cosas.

Ten en cuenta que el amor nunca está en el otro, sino en nosotros mismos. Date la oportunidad de conocer gente buena y maravillosa, que estaría dispuesta a conocerte y a crear con el tiempo, un camino junto a ti.

Agradece lo vivido a esa persona, y déjala ir, pero sobre todo; perdónale y perdónate a ti. Solo así tu corazón estará preparado para vivir el amor después del divorcio.

 

Bibliografía

Kübler-Ross, E., & Kessler, D. (2017). Sobre el duelo y el dolor. Luciérnaga CAS.

pareja sentimientos amor inteligencia emocional cambios aprendizaje oportunidad

Suscríbete a nuestro Blog