y desarrollemono-dejes-que-el-miedo-te-controle

El futuro no existe aún, cuando tomamos decisiones siempre nos preguntamos si vendrán situaciones incomodas o placenteras. Ninguna de las dos existen todavía y por eso tenemos la libertad de elegir en el momento actual si queremos esperar lo mejor o lo peor.

Lo que mucha gente no entiende, es que esa decisión es importante, por que nuestra actitud en el presente tiene un gran impacto sobre nuestro futuro. Esperar lo mejor hará que irradiemos felicidad, mientras esperar lo peor, nos hará sentir miedo, y nos arrojara en un remolino de emoción negativa y acción autodestructiva.

Muchas veces decidimos esperar lo peor como mecanismo de protección, en caso de que todo falle para ahorrarnos la decepción. Pero en realidad esto no es un mecanismo de protección, por que nos estamos causando dolor a nosotros mismos, para no sentir dolor, no tiene sentido. Ahora, no estoy tratando de decir que ser un optimista irrealista es la respuesta, pero si es importante que prestemos atención y desarrollemos nuestra inteligencia emocional.

Muy a menudo permitimos que el miedo elija, y que limite nuestro potencial.

El miedo es la raíz de toda emoción negativa: ya sea rabia, envidia, resentimiento, culpa o cualquier otra emoción que nos haga sufrir. Antes de que el miedo se transforme en emoción negativa, nos sentimos mal porque tenemos miedo a estar solos, a no ser importantes, a ser abandonados… entre otras. Los humanos vivimos en miedo, de hecho, tenemos tanto miedo que estamos dispuestos a sufrir para evitar sufrir mas.

Entonces, ¿Si el futuro no existe y ninguna de las dos posibilidades es real aún, por que no elegir la que nos hace sonreír? Si intentaras aplicar esto en tu vida descubrirás que puedes desatar un remolino de emoción positiva y acción gratificante.

Integrar este hábito en tu vida será difícil, y tomará tiempo dominarlo. Sin embargo, iniciará una transformación en tu vida que te dará el poder de entender que eres la fuente de tu propia felicidad!

emociones control controlar miedo inteligencia emocional

Suscríbete a nuestro Blog