Por_qué_reírse_es_bueno_para_la_salud

Reír es una de las actividades más relajantes del ser humano. Aunque se habla de que socialmente es utilizada por hombres y mujeres en diferentes situaciones, tanto la risa como la sonrisa, ambas con orígenes evolutivos diferenciados, marcan un papel importante en el alcance de la felicidad de las personas, además es un signo de una buena inteligencia emocional.

Se dice que en promedio, los niños de seis años ríen entre 300 y 400 veces al día, un adulto solo entre 15 y 100 veces, mientras que los adultos mayores menos de 80 veces al día. (Jaimes et al., 2010)

¿Pero te has preguntado cuál es la función de la risa, y cómo puede ayudar a estimular nuestra salud física y mental? Hablemos un poco al respecto.

El cerebro y la risa

De acuerdo con Mora-Ripoll y Ubal-López (2010) la acción de reír se compone de tres partes: el elemento motriz, el afectivo y el cognitivo. El proceso ocurre de la siguiente manera:

Nuestro neocórtex, específicamente en su hemisferio izquierdo, procesa la información y la clasifica para saber si alguna situación da risa o no. Por otro lado, el lóbulo frontal se encarga de dar una respuesta emocional, y a todas estas, lóbulo derecho se da la tarea de analizar o comprender el chiste o la situación cómica.

Finalmente, el sistema motriz se encarga de responder con la gestualidad y sonoridad que caracteriza a la risa:

En particular, cobra especial importancia el eje hipotalámico-hipofisario, ya que puede estimularse directamente, entre otros, por las distintas emociones positivas y por la acción de reír, activando determinados neurotransmisores (serotonina, dopamina) y liberando endorfinas y ciertas hormonas causantes de buena parte de los efectos fisiológicos y psicológicos asociados a la risa. (Ripoll-Mora y Ubal-López, 2010, p.361)

¡Y cuán cierto es esto! El buen humor que nos brinda el reír a carcajadas nos produce tanto bienestar en el cuerpo y la mente, que muchas veces cuando pasamos tanto tiempo sin sentirnos así, añoramos esa maravillosa sensación de plenitud que nos da el poder reír.

Te recomendamos: 5 aspectos para evaluar tu capacidad persuasiva

A continuación, repasaremos algunos de los beneficios que nos trae la risa a nuestra vida.

Qué pasa con nuestro sistema inmune y el estrés al reír

risa_salud_ieieReír produce una magia maravillosa en nuestro cuerpo, pues gracias a su efecto, nuestro sistema parasimpático libera endorfinas, específicamente encefalinas, las cuales generan una sensación de bienestar, además de generar alivio del dolor.

Tanto es así, que a nivel intrahospitalario se han estudiado sus beneficios muy similares a la morfina y serotonina, ya que actúa como un analgésico. Gracias a la liberación de endorfinas, la risa puede ayudar a reducir los niveles de cortisol en la sangre, además de relajar nuestros músculos. (Jaimes et al., 2010, p.98)

Te recomendamos: 6 claves para crear un buen clima organizacional

La risa como ejercicio físico

Ni hablar de que mejora la presión sanguínea y fortalece los músculos del corazón, debido a las vibraciones que produce.  Tres minutos de risa equivalen a una sesión enérgica de ejercicios, debido a la ejercitación de 400 músculos del cuerpo. (Jaimes et al., 2010) Además de ello, la risa trabaja como un masaje a nuestra columna vertebral, gran acumuladora de estrés

En consecuencia, las personas que ríen más son menos propensas a enfermar.

Los efectos sociales de la risa

El reír nos ayuda a conectar con otros. De hecho, estimula en nosotros el sentido de pertenencia, ya que puede unir y generar consuelo entre las personas. (Mora-Ripoll y Ubal-López, 2010, p.363)

Los psicólogos somos testigos de que a más risas en una pareja, mayor nivel de satisfacción conyugal, gracias al ambiente positivo que genera, y porque, reír genera confianza en el otro, lo que conduce a un equilibrio emocional en la pareja al resolver cualquier conflicto, incluso de manera mucho más efectiva que cualquier argumentación.

Beneficios_reír_ieie

Es un hecho científico claro, lo que genéricamente ya popularmente se tenía en consideración: no hay mejor medicina que la risa.

Riamos, pero sobre todo, aprendamos a hacerlo de nosotros mismos para evitar sufrir males innecesarios, producto de nuestra mala gerencia emocional.

Como diría Og Mandino:

"Me reiré de mí mismo, porque el hombre es lo más cómico cuando se toma demasiado en serio".

Bibliografía

Mora-Ripoll, R., & Ubal-López, R. (2011). Revista Clínica Española. Rev Clin Esp211(7).

Jaimes, J., Claro, A., Perea, S., & Jaimes, E. (2011). La risa, un complemento esencial en la recuperación del paciente. Revista Médicas UIS24(1).

 

salud reír ciencia cerebro estrés inteligencia emocional

Suscríbete a nuestro Blog