emprendimientos_mujeres_ieie

Entre hombres y mujeres hay toda clase de personas, algunas inteligentes y otros no tanto. Lo cierto es que las mujeres tienen un potencial creativo y de liderazgo tan grande como pueda ser el de los hombres de negocios, aunque culturalmente existan ciertos paradigmas que apunten a lo contrario.

Pero más allá de dicho paradigma y, desde mi punto de vista, existen algunas concepciones que impiden maximizar el desarrollo de las empresarias en algunas partes del mundo que dependen exclusivamente de nosotras y, que requieren una mayor conciencia y apertura social.

Diferencias entre los emprendimientos de mujeres en España y Latinoamérica

Como empresaria española debo aclarar algo: los escenarios corporativos en España tienen algunas diferencias con respecto a los dilemas que se enfrentan muchas mujeres al en América.

Esto no quiere decir que Europa sea color de rosa si lo comparamos con Estados Unidos o Latinoamérica, pero sí es cierto que hay temas en los que pareciera no haber una mayor diatriba, como por ejemplo el tema salarial.

Según diversas fuentes de emprendimiento, las mujeres en Estados Unidos pueden recibir menos dinero que aquellas manejadas completamente por hombres, por otro lado; en España ocurre que aunque los bancos ponen las mismas condiciones para hombres y mujeres, suele ocurrir que la gran mayoría de los emprendimientos de mujeres sean empresas mucho más pequeñas, por lo que no demuestran una solidez que garantice una recuperación de la inversión. (Álvarez, Noguera y Urbano, 2012)

Personalmente, no he experimentado las brechas salarias en España. Se me ha respetado por lo que puedo aportar en cada proyecto, pero sé que muchas mujeres sufren diferencias de oportunidades por serlo.

Confío firmemente en que las mujeres seamos tomadas en cuenta por lo que podemos aportar como profesionales y por nuestra capacidad, puesto que no creo en las cuotas por géneros.

Me atrevería a hablar de dos factores que le están restando fortaleza al emprendimiento femenino según mi punto de vista:

Liderar en femenino, cuestión de hombres y mujeres

Características de la mujer empresaria latinoamericana

mujeres_empresarias_ieieSegún investigaciones llevadas a cabo en Latinoamérica (Álvarez, Noguera y Urbano, 2012) al menos un 45% de las mujeres que emprende se mantiene en el sistema informal, incluyendo muchas microempresarias. Buena parte de ellas no cuenta con el apoyo familiar para su iniciativa.

De acuerdo a los mismos investigadores, en los países con bajos niveles de renta, las mujeres tienden a emprender más por necesidad que por el deseo real de desarrollar un negocio.

Sin embargo, entre las diferentes lecturas que hay sobre el tema, existen una serie de características comunes a las mujeres y el emprendimiento en Latinoamérica, entre los cuales destacan:

  • Casi el 70% de ellas suelen ser socias de microempresas que no exceden la primera década de vida.
  • Usualmente, la mujer empresaria latinoamericana promedio se ubica por debajo de los 40 años de edad.
  • Al menos 5 de 10 empresarias latinas poseen estudios universitarios.
  • La gran mayoría de ellas ve al emprendimiento como una manera de autorrealización personal y profesional.

Las mujeres latinoamericanas suelen destacar, quizás por el mismo escenario económico en el que muchas viven inmersas, como personas que no temen experimentar cambios, pues saben que la resiliencia es un arma natural que llevan consigo para impulsar sus negocios.

¿Jerarquías en tu empresa?

La falta de programas de incentivo

Cuando se trata de empoderar mujeres, son verdaderamente escasos los programas de apoyo educativo para la formación de empresarias, ya que usualmente; suelen crearse para un público más general.

De acuerdo con Saavedra y García (2015):

Existe una relación aparente entre falta de empleo o niveles bajos de remuneración económica y el inicio de una empresa por parte de las mujeres, entendiendo que las mujeres en los estratos más pobres son las más afectadas por la desigualdad de género y la discriminación en el acceso al empleo, diferenciales de salarios y posibilidad de un desarrollo empresarial exitoso. (p.137)

Bajo ese concepto, estamos planificando nuestro proyecto “¿Qué nos pasa una y otra vez?”, evento dedicado a las mujeres para este 2020, además de nuestro programa La Mujer Alfa, que estaremos relanzando para 2021 como una propuesta de empoderamiento femenino y que sirve como plataforma de inspiración para la mujer latinoamericana que busca mejorar su calidad de vida, su autoestima y en definitiva, apostar por su crecimiento integral.

Ser empáticos no cuesta nada. Por eso creo que todos debemos aplicar la gerencia de emociones, que es el mejor tipo de manejo organizacional que podemos aprender a ejercer en las empresas, puesto que hombres y mujeres merecen por igual los mismos derechos y tienen las mismas necesidades.

Y apoyémonos entre nosotras, porque a veces somos las mejores enemigas dentro del mundo de la empresa. Competimos como si de una relación se tratara y eso, nos hace más débiles y vulnerables. Por ello, dejemos las brechas mentales a un lado y apostemos por el desarrollo del liderazgo femenino empresarial, pues el empuje que le daría al mercado laboral, nos daría como resultado siempre un ganar-ganar.

Bibliografía

Álvarez, C., Noguera, M., & Urbano, D. (2012). Condicionantes del entorno y emprendimiento femenino. Un estudio cuantitativo en España. Recuperado en: https://revistas.unilibre.edu.co/index.php/criteriolibre/article/view/129/95

García, M. L. S., & Adame, M. E. C. (2015). Retos para el emprendimiento femenino en América Latina. Criterio Libre13(22), 129-152. Recuperado en:  https://doi.org/10.18041/1900-0642/criteriolibre.2015v13n22.129

 

empresa emprender negocios Mujer Alfa Igualdad proyectos oportunidad

Suscríbete a nuestro Blog