Seis_valores_que_debe_desarrollar_toda_empresa_versátil

Aunque en el mundo corporativo es muy común hablar de cambios, nadie imaginaba que pudiese ocurrir un panorama tan trascendental de la noche a la mañana.

Más que hablar de los desarrollos tecnológicos que disfrutamos anualmente producto de la disrupción o de la exponencialidad, lo que verdaderamente pesa es la actitud organizacional con la que se asumen rápidamente estos cambios para que la empresa se mantenga de pie: la versatilidad organizacional.

El nuevo escenario mundial

Seamos sinceros: este nuevo virus que ha puesto en jaque nuestra forma de vivir. Muchas empresas a nivel global han visto reducida su productividad, incluso; algunas se han detenido por completo. Y en el horizonte, no parecen haber noticias sobre por cuánto tiempo estaremos experimentando esta situación, ni lo que vendrá a posteriori, lo que crea un caldo de cultivo perfecto para que las empresas desarrollen nuevas formas de expansión, pensadas desde la inteligencia emocional.

¿Qué significa ser generalista?

Ser generalista no es más que el interés por diversas áreas, producto de la multiplicidad de conocimientos que puede adquirir una persona. La propuesta del libro de Kenneth Mikkelsen y Richard Martin no es una contraparte de lo que hasta entonces se ha estado pregonando sobre las especializaciones, sino una especie de complementación.

Para ser generalista, lo principal es ser curioso por naturaleza. En el mundo corporativo, alguien con estas cualidades es vital, porque al mostrarse interesados por aprender sobre muchas cosas, pueden brindar creatividad en la resolución de retos, que impliquen tener otro tipo de perspectiva.

En otras palabras, ser generalista es la llave para un liderazgo versátil, característica primordial para la resolución de crisis en un mundo tan cambiante como el que estamos experimentando actualmente.

En el siguiente video, Kenneth Mikkelsen, nos habla un poco más de esta sobre la propuesta del generalismo:

 

Para que una empresa se califique como versátil, es necesario que cumpla los siguientes seis valores:

Flexibilidad ante lo nuevo

¿Qué tenemos al frente y cómo podemos encontrar en ellos oportunidades? Ser flexible no es sinónimo de aceptar sin chistar, al contrario; es aprender del momento y entender que nada es inamovible.

Las empresas deben destacar por su liquidez, por su maleabilidad al momento de sortear dificultades, pueden cambiar de rumbo y así también su liderazgo interno, porque nada ni nadie es eterno, y cada equipo tiene una función específica para un momento determinado.

Aceptación de los errores

Si algo fracasa, nunca es en vano, pues cada caída es una gran lección que debemos interiorizar. El ensayo y error es la única fórmula que nos puede llevar a crecer, por lo tanto; una empresa nunca debe endurecerse tras un proyecto fallido, sino estimular a sus empleados a que sigan tras las pistas de otras respuestas más acertadas.

Te puede interesar: ¿Cómo crear un equipo exponencial pese al distanciamiento social?

Fomentar la innovación

Para que pueda haber versatilidad en las organizaciones, es necesario que exista una estimulación interna destinada tanto a la formación constante de los empleados, como a la investigación sobre el campo para que exista un ambiente de creatividad, en donde se puedan escuchar nuevas perspectivas empresariales de crecimiento.

Anticipar riesgos

Siempre debemos ver lo bueno, lo malo y lo feo. Por ser tan diversa, la versatilidad puede generar multiplicidad de puntos de vista. Esto puede ser provechoso, cuando pensamos desde perspectivas poco alentadoras que nos permitan ver con anticipación cualquier escenario que represente un riesgo para nuestros proyectos.

Aventurarse a nuevos proyectos

Debemos saber emprender nuevas ideas tanto a nivel colectivo, como personal para estimular el crecimiento de nuestro liderazgo, autonomía y sin temor al fracaso, pero con las riendas de la responsabilidad a la mano

Te puede interesar: Practica tu inteligencia emocional aunque trabajes en casa

Equidad entre lo laboral y lo personal

 La salud física y emocional de los trabajadores siempre debe ser prioridad. Ante ello, las empresas deben facilitarles las vías que conduzcan a un balance entre la vida profesional y personal, para que puedan potenciar su carácter generalista al experimentar diversos escenarios tanto a nivel cultural, como artístico; o cualquier otro ámbito de aprendizaje.

Valore_empresa_versatil_ieie

Lo único seguro en la vida es el cambio y la transformación. Saber adaptarse a las nuevas condiciones ante lo repentino, es lo que habla de la valerosidad de una organización. Gracias a todos los que, ante la tragedia, han sacado su lado más humano, poniendo a la orden su conocimiento y herramientas para brindar una mano amiga ante la pandemia.

Porque de eso se trata ser versátil: ver oportunidades aún en las más duras circunstancias.

trabajo empresa estímulo innovación proyectos responsabilidad inteligencia emocional

Suscríbete a nuestro Blog